Vocal 2º

D. Francisco Rebollo Sojo

Licenciado en Psicología por la Universidad de Málaga

  • – Funcionario del Cuerpo Superior de Técnicos de Instituciones Penitenciarias, especialidad: Psicólogo
  • – Director del Centro Penitenciario de Melilla

 

Me licencié en Psicología, por que me encanta el misterio que encierra la mente humana, me inquietaba estudiar y analizar sobre la conducta del ser humano el ¿por qué?, ¿como?, ¿cuando?, ¿donde? actúan y por que su comportamiento, que lo genera o solo lo hace por hacerlo, las emociones que surgen en el sujeto tristeza, felicidad, ira, envidia, etc. las reacciones faciales o el aceleramiento del ritmo cardiaco con las emociones, los estados de ánimo y lo que conllevan depresiones, suicidios, etc.. Entender las enfermedades mentales y ayudar a las personas que las padecen a superarlas es todo un reto, aporta sentido y satisfacción por el trabajo realizado. La psicología está en todas partes, en las empresas, escuelas, hospitales, investigación, etc., y por supuesto en el Mundo Penitenciario.

 

Al acabar la carrera hice un curso de experto en Psicología Clínica y estuve trabajando, en esta rama, algún tiempo. Siempre sentí curiosidad por la vida en los Centros Penitenciarios, es indudable la ilimitada aplicación de la Psicología en este ámbito. Problemas de Drogadicción, Trastornos Mentales, Agresores sexuales, Violencia de Género, Jóvenes, Ancianos, Extranjeros, etc. Por ello, al tener conocimiento de las oposiciones para acceder al Cuerpo Superior de Técnicos de Instituciones Penitenciarias, especialidad Psicólogo, no dudé en prepararlas. Ayudar a personas separadas de su entorno social, de su familia, con pérdidas de trabajo, problemas económicos, adicciones, trastornos psicológicos, etc., e intentar devolverlas a la sociedad con capacidad para mantener una convivencia ordenada y pacífica.

 

Como Psicólogo he impartido distintos Programas (Agresores en el ámbito familiar, Programas de Atención a Drogodependientes, etc.), lo que me ha permitido conocer el perfil de la población interna en prisiones distintas.

 

Como Subdirector de Tratamiento he estado al frente del Equipo Técnico del Centro, formado por Psicólogos, Juristas, Trabajadoras Sociales y Educadores entre otros, siendo esta mi etapa más larga en este medio, donde además de adquirir experiencia he compartido el día a día con grandes profesionales.

 

Actualmente ocupo el puesto de Director del Centro Penitenciario de Melilla y me parece muy interesante formar parte de la Asociación Melillense de Estudios Penitenciarios, una iniciativa que tiene como objeto destacar el valor y ejemplo de Melilla en el ámbito de las políticas Penitenciarias.